COLUMNA DEL COMUNICADOR SOCIAL RUBÉN DARÍO FRANCO NARVÁEZ, POETA, ESCRITOR, INVESTIGADOR, Y COLUMNISTA, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE PERIODISTAS DE RISARALADA (Pri)

      Comments Off on COLUMNA DEL COMUNICADOR SOCIAL RUBÉN DARÍO FRANCO NARVÁEZ, POETA, ESCRITOR, INVESTIGADOR, Y COLUMNISTA, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE PERIODISTAS DE RISARALADA (Pri)
Columna del Comunicador Social, Escritor y Columnista, Ruben Dario Franco  Narvaez – Notieje.com

EL AMOR POLÍTICO rubendariofranconarvaez@gmail.com>Sáb 21/11/2020

  • UNA CARIDAD SOCIAL (¿Puede funcionar el mundo sin política?)

LA POLÍTICA QUE SE NECESITA (No se puede justificar una economía sin política)

EL AMOR POLÍTICO (181. Todos los compromisos que brotan de la Doctrina Social de la Iglesia «provienen de la caridad que, según la enseñanza de Jesús, es la síntesis de toda la Ley (cf. Mt 22,36-40),

Estos son los tres temas de hoy, domingo 22 de noviembre del 2.020, en el periódico ciberespacial [http://www.notieje,com]www.notieje,com, con la dirección general del periodista LUIS ALBERTO FIGUEROA.

Continuamos con la misión de realizar entregas, periódicas, de la ENCÍCLICA FRATELLI TUTTI  del Papa Francisco, atendiendo solicitudes de miles de lectores en los cinco continentes.

UNA CARIDAD SOCIAL Y POLÍTICA

176. Para muchos la política hoy es una mala palabra, y no se puede ignorar que detrás de este hecho están a menudo los errores, la corrupción, la ineficiencia de algunos políticos. A esto se añaden las estrategias que buscan debilitarla, reemplazarla por la economía o dominarla con alguna ideología. Pero, ¿puede funcionar el mundo sin política? ¿Puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política?157

La política que se necesita

177. Me permito volver a insistir que «la política no debe someterse a la economía y esta no debe someterse a los dictámenes y al paradigma eficientista de la tecnocracia».158 Aunque haya que rechazar el mal uso del poder, la corrupción, la falta de respeto a las leyes y la ineficiencia, «no se puede justificar una economía sin política, que sería incapaz de propiciar otra lógica que rija los diversos aspectos de la crisis actual».159 Al contrario, «necesitamos una política que piense con visión amplia, y que lleve adelante un replanteo integral, incorporando en un diálogo interdisciplinario los diversos aspectos de la crisis».160 Pienso en

154 CONSEJO PONTIFICIO JUSTICIA Y PAZ, Compendio de la doctrina social de la Iglesia, 437.

155 S. JUAN PABLO II, Mensaje para la 37.ª Jornada Mundial de la Paz 1 enero 2004, 5: AAS 96 (2004), 117;

L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española (19 diciembre 2003), p. 5.

156 CONSEJO PONTIFICIO JUSTICIA Y PAZ, Compendio de la doctrina social de la Iglesia, 439.

157 Cf. COMISIÓN SOCIAL DE LOS OBISPOS DE FRANCIA, Declaración Réhabiliter la politique (17 febrero 1999).

158 Carta enc. Laudato si’ (24 mayo 2015), 189: AAS 107 (2015), 922.

159 Ibíd., 196: AAS 107 (2015), 925.

160 Ibíd., 197: AAS 107 (2015), 925.

«una sana política, capaz de reformar las instituciones, coordinarlas y dotarlas de mejores prácticas, que permitan superar presiones e inercias viciosas».161 No se puede pedir esto a la economía, ni se puede aceptar que esta asuma el poder real del Estado.

178.Ante tantas formas mezquinas e inmediatistas de política, recuerdo que «la grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo. Al poder político le cuesta mucho asumir este deber en un proyecto de nación»162 y más aún en un proyecto común para la humanidad presente y futura. Pensar en los que vendrán no sirve a los fines electorales, pero es lo que exige una justicia auténtica, porque, como enseñaron los Obispos de Portugal, la tierra «es un préstamo que cada generación recibe y debe transmitir a la generación siguiente».163

179.La sociedad mundial tiene serias fallas estructurales que no se resuelven con parches o soluciones rápidas meramente ocasionales. Hay cosas que deben ser cambiadas con replanteos de fondo y transformaciones importantes. Sólo una sana política podría liderarlo, convocando a los más diversos sectores y a los saberes más variados. De esa manera, una economía integrada en un proyecto político, social, cultural y popular que busque el bien común puede «abrir camino a oportunidades diferentes, que no implican detener la creatividad humana y su sueño de progreso, sino orientar esa energía con cauces nuevos».164

El amor político

180.Reconocer a cada ser humano como un hermano o una hermana y buscar una amistad social que integre a todos no son meras utopías. Exigen la decisión y la capacidad para encontrar los caminos eficaces que las hagan realmente posibles. Cualquier empeño en esta línea se convierte en un ejercicio supremo de la caridad. Porque un individuo puede ayudar a una persona necesitada, pero cuando se une a otros para generar procesos sociales de fraternidad y de justicia para todos, entra en «el campo de la más amplia caridad, la caridad política».165 Se trata de avanzar hacia un orden social y político cuya alma sea la caridad social.166 Una vez más convoco a rehabilitar la política, que «es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común».167

181.                    Todos los compromisos que brotan de la Doctrina Social de la Iglesia «provienen de la caridad que, según la enseñanza de Jesús, es la síntesis de toda la Ley (cf. Mt 22,36-40)».168 Esto supone reconocer que «el amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo

161 Ibíd., 181: AAS 107 (2015), 919.

162 Ibíd., 178: AAS 107 (2015), 918.

163 CONFERENCIA EPISCOPAL PORTUGUESA, Carta pastoral Responsabilidade solidária pelo bem comum (15 septiembre 2003), 20; cf. Carta enc. Laudato si’, 159: AAS 107 (2015), 911.

164 Carta enc. Laudato si’ (24 mayo 2015), 191: AAS 107 (2015), 923.

165 PÍO XI, Discurso a la Federación Universitaria Católica Italiana (18 diciembre 1927): L’Osservatore Romano (23 diciembre 1927), 3.

166 Cf. ÍD., Carta enc. Quadragesimo anno (15 mayo 1931), 88: AAS 23 (1931), 206-207.

167 Exhort. ap. Evangelii gaudium (24 noviembre 2013), 205: AAS 105 (2013), 1106.

168 BENEDICTO XVI, Carta enc. Caritas in veritate (29 junio 2009), 2: AAS 101 (2009), 642.

mejor».169 Por esa razón, el amor no sólo se expresa en relaciones íntimas y cercanas, sino también en «las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas».170

182.                    Esta caridad política supone haber desarrollado un sentido social que supera toda mentalidad individualista: «La caridad social nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar efectivamente el bien de todas las personas, consideradas no sólo individualmente, sino también en la dimensión social que las une».171 Cada uno es plenamente persona cuando pertenece a un pueblo, y al mismo tiempo no hay verdadero pueblo sin respeto al rostro de cada persona. Pueblo y persona son términos correlativos. Sin embargo, hoy se pretende reducir las personas a individuos, fácilmente dominables por poderes que miran a intereses espurios. La buena política busca caminos de construcción de comunidades en los distintos niveles de la vida social, en orden a reequilibrar y reorientar la globalización para evitar sus efectos disgregantes.