El Voto de Opiniòn tiene que continuar unido, Votando con Responsabilidad, POR EL Dr.. GUSTAVO PÈREZ GONZALEZ

      Comments Off on El Voto de Opiniòn tiene que continuar unido, Votando con Responsabilidad, POR EL Dr.. GUSTAVO PÈREZ GONZALEZ
EL VOTO DE OPINIÓN TIENE QUE CONTINUAR UNIDO,
VOTANDO CON RESPONSABILIDAD
El principal error cometido por la clase política colombiana en las últimas tres décadas,
consiste en haber renunciado al trabajo colectivo y público, al poner en movimiento el
desarrollo económico y social al gobernar.
Acabaron con las empresas industriales y comerciales del Estado. Desaparecieron toda
intención de empresas de economía mixta, se dedicaron a vender la totalidad del
patrimonio público hasta hacer de esto una política pública de Estado, renunciaron a la
producción de bienes y servicios, implantando el desempleo masivo creciente,
condenando al grueso de la nación a carecer de ingresos permanentes, de capacidad de
consumo y de tributar.
Se dedicaron a vivir del tributo por todo, del endeudamiento público desaforado y del
despilfarro del erario público, hasta hacer a La Real Majestad Soberana del Estado,
inviable, intimidante, lejos de toda confianza y credibilidad.
Invirtieron todos los principios morales y éticos, sacaron a Dios de las aulas de clase y a
la urbanidad, la cívica, las escondieron del grueso social alcanzando un tejido social e
institucional enfermos, que no sabe que quiere ni a donde llegar; oscilante, tambaleante,
gaseoso, amorfo y díscolo, lejos de toda realidad.
Despojaron a las empresas de servicios públicos domiciliarios de la condición inamovible
de instrumentos alimentarios de todo proceso vivo y activo, las endeudaron hasta
hacerlas inviables, las rodearon de costosas nóminas y contratación paralela y lo peor, las
vendieron al capital inversor, que lejos de todo compromiso sano, desbordaron los costos
facturados hasta hacerlos impagables, acabando con todo equilibrio factico productivo.
Perdiendo todo margen de utilidad posible, haciendo inviable todo proyecto productivo a
emprender, arruinando los existentes, acabando con cuanta oportunidad posible hubiera
para crecer.
Como negar que hicimos de estos, fuentes directas generadoras de riqueza y alta
rentabilidad al servicio del interés particular, que obtiene descomunales utilidades año,
arruinando por completo el bienestar social, colocando en peligro la vida misma de la
comunidad e impidiendo crecer en orden conviviente y en paz.
Como negar que la clase política de Risaralda hizo exactamente igual, perdiendo la
vocación industrial que teníamos, creando un holocausto laboral imperdonable, obligando
a más de 450 empresas a cerrar, quebrar o abandonar la ciudad y la región. Hoy Pereira
luce oscura, siniestra, acechante y sombría.
Los costos facturados y la mala estratificación impiden mostrar la ciudad iluminada. Todo
lo hermoso que tenemos para mostrar pasa desapercibido, en medio de la oscuridad.
Los
altos costos facturados no dejan prender los bombillos. ¡Como por Dios! Curiosamente los
barrios pobres parecen un altar de corpus, claro subsidiados, no pagan mayor cosa y
producen tristeza en vez de riqueza y bienestar.
Como creer que podemos seguir respaldando en las urnas tanta maldad. El voto de
opinión tiene que continuar unido, votando diferente y con responsabilidad de cara al
futuro.
Dr. Gustavo Pérez Gonzále