UN NUEVO DÍA.Por Rubèn Darío Franco Narvàez

      Comments Off on UN NUEVO DÍA.Por Rubèn Darío Franco Narvàez
  •  Usted;
  •  luisalbertofigueroa44@gmail.com

image.png

UN NUEVO DÍA.                                                                                                                                                       

Por: Rubén Darío Franco Narváez

Es hora de repensarnos en nuestra convivencia ¿cómo estamos obrando? –Hacemos parte de escuadrones de rupturas, con: agresividad, maltratos, absurdas divisiones; o, pertenecemos a la tropa del silencio, con: indiferencia, inacción, complicidad y cobardía.

Las nubes negras que cubren todo el territorio colombiano, son creadas por quienes quieren imponerse en su mundo pensante. Ellos, realmente son seres egoístas, encaminados a dividir y a destruir.

En estos violentos nubarrones, de los que no escapan ni agresores ni víctimas, urge la reflexión coherente para caminar en una misma dirección; combinando esfuerzos con ideas positivas, pisando la misma tierra, superando obstáculos ideológicos en busca de reconciliación.

Sin generar problemas, ni divisiones, debemos distanciarnos de los violentos. Y… dejando atrás la indiferencia y el silencio, comprometernos con las fuerzas fraternas que batallen por el bienestar general.

Considero que es hora inaplazable para que en cada una de las 1.118 ciudades colombianas (distribuidas en 32 departamentos), se construya un “Coliseo de Protesta” para dar cumplimiento al Artículo 37 de la Carta Magna de Colombia: “Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”. Ésta, sería una real solución, para entregar escenarios adecuados al desahogo de inconformidades; librándonos de marchas destructoras de la vida, honra y bienes en este país del “Sagrado Corazón de Jesús”.

Caminando hacia la meta de sana convivencia, alcanzaremos armonía y alegría. En esta época violenta, me ilumina la Novena Sinfonía de Beethoven, haciendo hablar instrumentos musicales con el poema de Friedrich von Schiller “Oda a la Alegría”. De allí, nació “HIMNO A LA ALEGRÍA” -1969-, letra de Amado Regueiro Rodríguez, música de Beethoven y arreglos del argentino Waldo de los Ríos. El español Miguel de los Ríos logró fama mundial con la grabación de este tema, que espero escuchar en todas las emisoras colombianas:

“Escucha, hermano, la canción de la alegría, /el canto alegre del que espera un nuevo día. Estribillo: Ven, canta, sueña cantando, vive soñando el nuevo sol/ en que los hombres volverán a ser hermanos. / Si en tu camino sólo existe la tristeza y el llanto amargo de la soledad completa. / Si es que ya no encuentras la alegría en esta tierra, /búscala, hermano, más allá de las estrellas.