Pereira al borde la de la estocada final

      Comments Off on Pereira al borde la de la estocada final
Resultado de imagen para Columnista, Gustavo Perez Gonzalez
Una vez perdida por completo la vocación industrial de Pereira y el grueso de
nuestra fuerza laboral condenada al más insensato e injusto holocausto laboral,
nuestra clase política trenzada en un mar de secretos y verdades ocultas, propias
del finalizar de cada componenda en el poder, empezaron a vender la totalidad del
patrimonio público de la ciudad, sin que doliente alguno se opusiera con éxito a su
desenfrenada voracidad.
La Telefónica de Pereira, la red de fibra óptica tendida, la Casa Campesina, la
escuela Hans Drews, el Hospital de Cuba, el Hospital Infantil, el Edificio de la
Contraloría a un lado del Ley, el primer piso del Palacio Municipal, el Colegio
Deogracias Cardona frente a Invico, seis pisos de la Unidad Administrativa el
Lago, las Empresas de Aseo, de Energía, el Alumbrado Público, las calles de
Pereira a Daytona para convertirlas en parqueaderos, el Batallón San Mateo, el
Aeropuerto Matecaña a los Españoles y no acabaría de relacionar los bienes
públicos vendidos a particulares, para hacerse a las jugosas comisiones propias
de cada negocio en particular.
La desorbitante deuda pública contraída, agotó toda vigencia de endeudamiento
futuro, al punto de comprometer más del 50% del presupuesto anual del Municipio
en obligaciones por cumplir, haciendo de la ciudad inviable económicamente, al
bordo del colapso financiero. Lo curioso es que nadie dice nada de tan cruda
realidad y lo penoso del asunto, ya están en campaña por la Alcaldía de Pereira
los mismos de siempre, como si no hubieran hecho nada.
Dos Secretarios de Despacho están en la cárcel por el saqueo de los dineros
públicos y los reales culpables de semejante corrupción, ricos vergonzantes,
disfrutando campantes como si nada. Apadrinando a los hoy en campaña para la
Alcaldía de Pereira, empeñados en darnos la estocada final.
¿Dónde fueron a parar los millonarios recursos destinados por el presupuesto
nacional, para la reposición de votos arrojados por cada campaña política, que los
directorios políticos condenan a sus candidatos a tener que buscar padrinos que
financien sus campañas, dando vida a semejante corrupción?
¿Por qué los Entes del Control Electoral, permiten que estos recursos vayan al
bolsillo de unos pocos y no cumplan una verdadera función social?.
No me cabe duda: si el Centro Democrático no los utiliza para impedir que sus
futuros candidatos le vendan el alma al diablo para poder ganar, nos hemos
equivocado de nuevo.
La corrupción seguirá en aumento y todos a llorar.
Créanme, Pereira está al borde de la estocada final.
Dr. Gustavo Pérez González