PEDRO PASCASIO MARTINEZ, EL PROCER MÁS JOVEN DEL MUNDO

      Comments Off on PEDRO PASCASIO MARTINEZ, EL PROCER MÁS JOVEN DEL MUNDO

Resultado de imagen para augusto mejia gonzalez

El 19 de julio de 1.819, El Libertador Simón Bolívar se hospedó en la casa solariega del patriota Boyacense Juan José Leiva, en Cerinza. Entre las personas del servicio se encontraba un muchacho hábil, dicharachero y listo para todo que, por llamar la atención de Bolívar, le fue cedido por Leiva, asignándole el Libertador al joven, como funciones privativas, el cuidado de sus caballos; diciéndole Bolívar a Leiva: “Este joven me inspira confianza y me ha de ser muy útil”.

El muchacho se llamaba Pedro Pascasio Martínez, quien había nacido el 20 de octubre de 1.807, en Belén de Cerinza, teniendo a la sazón, tan solo 12 años. Su compañero para ayudarlo a cuidar los caballos del libertador, fue el negro José Suarez, quien se alistó al ejercito patriota, en los llanos de Apure.

Llegadas las Batallas del Pantano de Vargas y del Puente de Boyacá, los jefes españoles, el coronel Barreiro y Jiménez, fueron acorralados por los patriotas. Jiménez se entregó prisionero; pero Barreiro prefirió ocultarse entre los matorrales al amparo de la noche del 7 de agosto que arribaba. Al atardecer, los ordenanzas, el “Indiecito de Cerinza”, Pedro Pascasio Martínez, con una lanza, y el negro José Suarez con un fusil, encontraron entre los matorrales y barrancas, a los 2 oficiales españoles quienes se defendían con sus espadas.

El negro José, tuvo que matar a uno; y el otro- Barreiro- alcanzó a ser herido en la garganta por los lanzazos de Pascasio. Viéndose perdido el coronel Barreiro le ofreció a Pedro Pascasio, la forja de onzas de oro que tenía al cinto, diciéndole: “Yo soy el coronel Barreiro; toma y suéltame”.

El niño héroe le respondió: “Siga adelante, si no lo arreamos”. Cuando llegaron a la Casa de Teja, con el prisionero, Bolívar les dijo: “¿Por qué no estaban aquí a recibir El Muchacho?”; se refería al caballo guajiro que montó el Libertador en El Puente de Boyacá.

Pascasio respondió: “Mi General, coger a su verriondo traidó, güen prisionero”. Los dos militares se miraron: ¿Quién es usted?, preguntó Bolívar. “Soy el coronel Barreiro” respondió el realista.

Presente el capitán Salvador Salcedo, exaltado, quiso linchar a Barreiro, lo que el Libertador impidió con grandeza; y a Pascasio le dijo:” Muy bien sargento Martínez, se ha lucido; tendrá usted 100 pesos de gratificación”.

Estos pedacitos de historia deberían servir en escuelas, colegios y universidades para reimplantar la materia de historia antes de que el microtráfico siga minando a nuestra juventud, que todavía puede llegar a ser grande como Pascasio, que con solo 12 años no se dejó corromper. Ya existe la medalla de ética Republicana Pedro Pascasio Martínez y la medalla Luis Carlos Galán de lucha contra la corrupción.