Columna del Abogado, Escritor y Periodista, Luis garcia Quiroga

      Comments Off on Columna del Abogado, Escritor y Periodista, Luis garcia Quiroga
OPINAN LOS LECTORES

Considero un deber tener los ojos en los correos y los oídos en las voces de la gente. La experiencia más grande que siento como columnista y también la sentí a lo largo de mi dilatada vida periodística, son las opiniones de los lectores, que aunque no las comparta, las respeto y son motivo de reflexión.

Con la propuesta formulada en la columna del 31 de octubre para que los propietarios objeto de valorización, los que pagaron y los exonerados, retornen ese dinero (cerca de $100 mil millones) donándolo al Municipio para obras de infraestructura vial que ayuden a mejorar la colapsada movilidad local, recibí varias opiniones y seleccioné estas dos.

El lector Carlos Arturo Aristizábal dice: “Está comprobado hasta la saciedad que ninguna ciudad del mundo es capaz de construir vías al mismo ritmo en que la gente compra carro (…). Y agrega: “Otro tema de amplio debate es la exención de impuestos a las grandes superficies, que se aprovechan de lo que construyó el comercio local por décadas y los gobernantes cada vez más ahogan a los últimos en beneficio de los primeros”.

Por su parte el ex secretario de Hacienda Juan Carlos Gutiérrez: “Tengo objeción a la actuación del actual alcalde de Pereira y al manejo del controvertido plan de valorización: 1) Este antecedente será funesto para el desarrollo de la ciudad. En el futuro, alcalde que promueva algún plan de desarrollo de obras por esta fuente de cofinanciación, será bloqueado. 2) No apoyé con mi voto al alcalde Vásquez ni al alcalde Gallo, pero sí esperé del actual mandatario, por su juventud, la no utilización de prácticas politiqueras. 3) No está bien que el Municipio haya ganado rendimientos financieros con el dinero de los que le cumplimos a la ciudad, también debió reintegrar esos rendimientos. 4) Es un antecedente funesto, desestimulando al cumplido. Le va mejor al que no paga.

El núcleo de las opiniones en conclusión señala: Que la exoneración es una mala práctica para la funcionalidad de la ciudad. Que fue una decisión política que en el fondo solo benefició a los estratos altos, industrial y comercial a costa de los impuestos (recursos propios). Que los pobres y el resto de la ciudad terminaron subsidiando y valorizando a los más ricos. Razón suficiente para que al mayor valor de los predios no se le sume la devolución de la contribución o la exoneración, según el caso.

Poniendo la carne en el asador, es claro que los intereses comunes no pueden seguir siendo trofeo de campañas políticas y mucho menos cuando el presupuesto del Municipio es inversamente proporcional a las necesidades de la ciudad.
No siempre más es mejor, del mismo modo que es un error creer que por ser menos, una cosa sea mejor o más conveniente.