Deportes Quindio Continuará en la B

      Comentarios desactivados en Deportes Quindio Continuará en la B
 

El 2020, otra vez en la B

Deportes Quindío seguirá en el Torneo Águila, después de sumar un nuevo fracaso en el intento por regresar a la primera división.

En el 2019 los cuyabros disputaron los cuadrangulares semifinales, en ambos fue eliminado tempranamente. La afición vivió la decepción.

El 2020 será el séptimo año en la B. Se está a la expectativa de qué va a pasar, si seguirá el mismo cuerpo técnico, si saldrán jugadores; pero el máximo accionista, Hernando Ángel, no se ha pronunciado al respecto como ya es normal.

A raíz de la situación se empiezan a buscar culpables y razones de por qué otra vez se perdió el año en esa tarea de volver a jugar la Liga Águila.

Ángel es uno de los actores de primer orden, por la decisión de armar equipos con jugadores de irregular nivel, lo que llevó a perder la categoría en el 2013; en el 2019 le dio continuidad al trabajo de Alberto Suárez, a pesar de los años de no lograr el objetivo.

Suárez en 3 años no dio en el blanco. En ese tiempo sus equipos disputaron instancias semifinales, pero no se vieron equilibrados. Para este año llegaron exponentes de jerarquía a los que él les dio el visto bueno, pero a la hora de los verdaderos retos —donde se debía mostrar que estaba para cosas importantes— se fracasó.

Es hora de que el timonel dé un paso al costado, de aceptar que no puede, se le han dado suficientes oportunidades en comparación con otros entrenadores, además el desgaste de su estrategia también le pasó factura.

Varios jugadores que están o que se marcharon tampoco dieron la talla, muchos llegaron y sembraron expectativa. Para una segunda división es complicado pensar en contratar deportistas de gran peso, pero algunos que llevan sus años en la institución no han hecho la diferencia y a la hora de recibir sus oportunidades no cumplieron.

Culpa de la afición que cree que no volver al estadio es la solución, hay que retornar al estadio Centenario para demostrar que hay dolientes que merecen y exigen respeto, pero optan por no ir, una situación similar a unas elecciones que creen los sufragantes que lo mejor es la abstención, cuando existe una alternativa de protesta de más peso llamado voto en blanco.

Culpa de cierto sector del periodismo que en muchas ocasiones se vio tibio a la hora de señalar el mal actual de la directiva y del trabajo técnico.

Culpa de la clase política y empresarial local, porque en todos estos años no ha habido un doliente verdadero, se desaprovechó la oportunidad de mostrar con el conjunto milagroso la cara positiva de la región, de utilizarlo como alternativa para inversión en aspectos como el empresarial, turístico e incluso social.

Para destacar que fue lamentable que en plenas campañas políticas a la alcaldía y la gobernación ni se nombró al conjunto cuyabro por error. En épocas pasadas se tenía en cuenta —que al final no se cumpliera es otro asunto— pero al ver en esta oportunidad el silencio, significa que es poco alentador el panorama de interés.

Es importante replantear la situación, de demostrar como sociedad que estamos con el Deportes Quindío, no debemos abandonarlo como ha pasado con otros vehículos como Cafeteros en el baloncesto y Tigres en el fútbol sala que para llamar la atención incluso no cobraban el ingreso a sus juegos, pero la gente no reaccionó.

Más Noticias