Comments Off on

Pereira, octubre de 2019 CARDER. –

 La Corporación Autónoma Regional de Risaralda, CARDER, conformó un equipo interdisciplinario de 80 profesionales y técnicos de la Subdirección de Gestión Ambiental Sectorial, la Subdirección de Gestión Ambiental Territorial y la Oficina Asesora Jurídica, con la finalidad dar cumplimiento al fallo de tutela proferido por el Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas de Pereira que reconoció al río Otún como sujeto de derechos. La autoridad ambiental emprendió acciones para proteger, conservar, mantener y restaurar este afluente.

El recorrido se realizó a lo largo del cauce principal del río Otún, fueron cerca de 8,7Km, comprendido entre el Barrio Gaitán Alto en jurisdicción del municipio de Dosquebradas y la desembocadura de la quebrada Dosquebradas al rio Otún en el Barrio Pedregales, área de mayor concentración de población; con el fin de determinar los puntos donde se están realizando descargas domésticas o no domésticas, y quién las está generando, para emprender acciones correctivas y punitivas a los vertimientos de aguas residuales que no se ajustan a los requerimientos ambientales.

“La CARDER, para responder el fallo de tutela profirió el Acto Administrativo A- 990 de 19 de septiembre de 2019, adoptando unas medidas administrativas consistentes en la suspensión de términos de las actuaciones de la Subdirección de Gestión Ambiental Sectorial, por medio del cual se establece realizar capacitaciones para generar conciencia sobre el manejo de residuos y cuidado del medio ambiente por parte de la ciudadanía, además, de control y vigilancia en cuanto al tema de vertimientos dentro del ámbito de nuestra competencia como autoridad ambiental”, indicó la Directora General (e) de la CARDER, Martha Mónica Restrepo Gallego.

El área de estudio se dividió en 12 tramos para la realización del recorrido de campo, se verificaron 350 vertimientos de aguas residuales domésticos directos al río Otún, cuatro puntos críticos de inadecuada disposición de residuos – considerados botaderos de escombros- y 287 personas sensibilizadas y capacitadas frente al adecuado manejo de residuos sólidos y el cuidado del ambiente.
“En esta visita de control y de sensibilización educativa con la comunidad aledaña al río Otún, evidenciamos que la principal problemática es la cantidad de residuos sólidos y ordinarios que hay a lado y lado, los habitantes no han tenido un buen tratamiento frente al tema de sus basuras porque las arrojan al río. Esto es grave porque el plástico tarda en biodegradarse entre 150 y 800 años. Lo que buscamos es concientizar a la gente sobre el enorme daño que causa arrojar plásticos a las fuentes hídricas y al ambiente, no sólo porque cae al agua sino que viaja por el río. En investigaciones recientes se ha evidenciado que algunos animales como las nutrias lo están consumiendo, generando una alta mortalidad por ingerir este tipo de residuo”, manifestó el Subdirector de Gestión Ambiental Sectorial de la CARDER, Carlos Ancizar Arcila Ríos.

En los recorridos se acordó con los lideres de los sectores realizar jornadas de limpieza con el propósito que la comunidad se apropie de los lugares que están siendo utilizados como botaderos de basura, para convertirlos en jardines con siembra de plantas que generen el embellecimiento del sector, y así evitar que sigan arrojando todo tipo de residuos.

“Queremos que la CARDER nos acompañe para poder embellecer la ladera del río y que nos sigan capacitando para que la gente no tire los residuos sólidos allí ya que esto nos perjudica a todos y así contribuimos a la descontaminación, y decirles a los habitantes que esperen a que pase el carro de la basura”, expresó la secretaria de la Junta de Acción Comunal del Barrio El Balso, Martha Ligia Caicedo Cifuentes.

La autoridad ambiental reitera el llamado a los habitantes de las laderas del río Otún a tomar conciencia a la hora de disponer sus residuos, así como a presentar las denuncias de manera oportuna a la CARDER para evitar que personas inescrupulosas atenten contra la cuenca de la que se abastece cerca del 80% de la población de Risaralda. La corporación continuará ejerciendo su competencia para proteger este patrimonio natural con el objetivo de garantizar los derechos a un ambiente sano en conexidad con la vida, la salud, la salubridad pública de los habitantes presentes y las generaciones futuras de los risaraldenses.