«SE NOS FUE EL INDIO», POR EL ESCRITOR, COLUMNISTA Y PERIODISTA, RUBÉN DARÍO FRANCO NARVÁEZ

      Comentarios desactivados en «SE NOS FUE EL INDIO», POR EL ESCRITOR, COLUMNISTA Y PERIODISTA, RUBÉN DARÍO FRANCO NARVÁEZ

 

Semana Santa para Periodistas | Periodismo, Maraton, Paz

Por 85 años consecutivos, en escenarios locales, regionales, nacionales e internacionales, el “Indio Rómulo” abría sus presentaciones con este hermoso poema: “Señor, Te estoy llamando con el mismo grito mi angustia/ sin términos ensacha, porque guelvas de nuevo/ hasta la vida, y recorras mi patria atormentada y le digas con ese poder tuyo el mesmo que sostienen tus parábolas que no maten los niños campesinos ni asesinen ancianos … que nos vuelvan la paz que conocimos cuando el hombre a los hombres respetaban, cuando temían tu voz y tu sentencia. Danos tu bien Señor. Dale tu amparo a esta Colombia en martirio que te llama…”

A las tres de la mañana, 24 de julio 2020, según narra su hijo Edgar, lo visitó espiritualmente para solicitarle que continuara su lucha para retornar La Urbanidad de Carreño, las buenas costumbres, la inclusión de Dios en escuelas y colegios. Diez minutos duró la conversación. Después, Edgar se desprendió de su padre y le permitió volar alegre y tranquilo al infinito. A las tres horas diez minutos de la madrugada de ese viernes, el poeta boyacense Rómulo Augusto Mora Sáenz, a sus 89 años de edad, cumplió su ciclo terreno, derrotado por el Coronavirus en la Clínica Colombia de la capital de la República.

Asistí el viernes 17 de agosto del 2.018, a las siete de la noche, en la Casa de la Cultura de Riosucio-Caldas, al Encuentro de la Palabra. Allí, el “Indio Rómulo” habló de su vida poética que inició a escasos 4 añitos de edad. Afirmó que el Presidente de la época, 1.962, Guillermo León Valencia lo bautizó con ese nombre artístico.

Agradecido, recordó al expresidente Carlos Lleras, quien lo envió a otros países como embajador cultural; entre ellos, a México, Perú, Ecuador, España. Fue nombrado alcalde de su natal Monguí, Mongua y Tibasosa, municipios boyacenses a los que, según él, llevó la luz eléctrica.

Respondió, orgullosamente a una pregunta de la dama Eliana Medina Ramírez (hoy, Secretaria de Desarrollo Social de Riosucio): “Tengo 21 hijos y 28 nietos.  Hace 38 años, estoy casado con Martha Macías quien es mi asesora y representante legal. También considero hijos míos a cien poemas, y nietos a 160 poemas grabados en mi mente.”

Le solicité que declamara PADRECITO MÍO. Inmediatamente, lo hizo:

“¡Qué despantocidades las que pasan, / mi Padrecito Lindo de los Cielos! /¿Es que no oyís a tanta probería / que nian valen los rezos /  y nos dejas sujrir tan fieramente / lo mesmo que un injierno?… Sin siquiera gozar de lalegría/ que en tó los campos cultivaos vemos,/  pus nian pájaros hay porque sus nidos/ no los fabrican en los palos secos